Historia

Última actualización: 27/05/2010 - 1:58 pm

Versión para impresoraSend by email

Los Primeros Pasos.

En la década de los años cincuenta el bacteriólogo Elías Bechara Zainúm presentó la idea de crear una institución que permitiera el ingreso a la educación superior de los jóvenes bachilleres del departamento de Córdoba, que por sus escasos recursos económicos no podían viajar a otras regiones del país. Su escenario fueron los salones de la Sociedad de Mejoras Públicas de Montería, la misma que más tarde tendría que prestar sus muebles de oficina y sus máquinas de escribir para iniciar este grato recorrido de 35 años de historia.

Con el apoyo desinteresado de un grupo de profesionales, comenzó a perfilarse la creación de una universidad con vocación agropecuaria, teniendo en cuenta que en Córdoba la agricultura y la ganadería han sido siempre los renglones más importantes en la actividad empresarial. Se recuerdan entre ellos los nombres del médico veterinario Julio César Cervantes Lagares y de los ingenieros agrónomos Limberto Sáenz Alarcón y Hernando Rodríguez Romero.

Después de conseguir el respaldo de los parlamentarios, el primer paso fue la aprobación por la Asamblea Departamental de Córdoba de la ordenanza número 6 de 1962, que crea la Universidad de Córdoba y autoriza su funcionamiento. En ese mismo año, después de grandes esfuerzos, se expide la Ley 103 de 1962, que crea en Montería las Facultades de Ingeniería Agronómica y Medicina Veterinaria y Zootecnia, como dependencias de la Universidad Nacional de Colombia, con sede en Bogotá.

El siguiente paso fue conseguir que el gobierno nacional dictara el decreto 0319 de 1964, por medio del cual se otorgó personería jurídica a la Universidad de Córdoba. Sin embargo, el logro más importante fue la aprobación de la Ley 37 del 3 de agosto de 1966 que le dió a la Universidad de Córdoba el carácter de Entidad Autónoma Descentralizada, regida por el Decreto Ley 0277 de 1958, que reglamentaba el funcionamiento de las universidades departamentales. Pero no fue hasta el fallo del Consejo de Estado a favor de su creación, en mayo de 1970, que la Universidad de Córdoba nació verdaderamente a la vida jurídica.

Testigo de esa gesta fue el periodista Rafael Yances Pinedo, quien en marzo de 1965 escribió en Integración: "Sin embargo, la casi totalidad de los cordobeses ignora la existencia de la Universidad de Córdoba. Es más, la mayoría de los cordobeses ignora también que se trata de la obra material e intelectual del doctor Elías Bechara. Desde hace más de diez años, este hombre carismático andaba pregonando la necesidad de crear y organizar la Universidad de Córdoba. Por sus gestiones y sus impulsos, fueron expedidos acuerdos, ordenanzas y leyes, que permitieron este hecho de una Universidad.".

Inicio de Labores.

En marzo de 1964 fue nombrado como primer rector de la Universidad de Córdoba el doctor Elías Bechara Zainúm, por parte del gobernador de esa época, doctor Germán Bula Hoyos. Las primeras oficinas funcionaron en el segundo piso de la Escuela de Bellas Artes, ubicada en la carrera segunda entre calles 28 y 29. Las inscripciones se abrieron el 16 de marzo de ese año, con valor de treinta pesos, y el primero en hacerlo fue Alfredo Jairo Petro Silva, hoy médico veterinario zootecnista. Se inscribieron en total 101 estudiantes, 50 para la facultad de Ingeniería Agronómica y 51 para Medicina Veterinaria y Zootecnia, de los cuales 65 pasaron los exámenes de ingreso y las entrevistas.

De esa primera inscripción el rector fundador, Elías Bechara Zainúm, dejó anotadas la deficiencias en la enseñanza del bachillerato en entrevista al periódico "La Salle" de Montería: "Las pruebas escritas arrojaron saldos demostrativos, en líneas generales, de una ausencia absoluta de sintáxis, serios errores ortográficos, deficiencias matemáticas que se explican, lamentablemente, en una aguda impreparación".

Puerta a puerta se solicitó la colaboración ad honoren para constituir el primer cuerpo de profesores de la naciente Alma mater. Dieron su aceptación Limberto Sáenz Alarcón, Hernando Rodríguez Romero, Eduardo Blanco Niño, José Londoño, Julio Badel, Orlando Mendoza, Manuel H. Iriarte y José Venancio Palacios (�), para Ingeniería Agronómica; y Julio Cervantes Lagares (�), Leopoldo Martínez Granados (�), Mario Giraldo, Miguel Fadul, Marcos Díaz Castillo y Rafael Caneda Bossa, para Medicina Veterinaria y Zootecnia. En el mes de julio de 1964 fue nombrado Washington Vergara, "El Toto", como el primer síndico de la institución.

Las clases se iniciaron el 6 de abril de 1964, en dos aulas cedidas en el Colegio Nacional José María Córdoba por su rector, el licenciado Eduardo Blanco Niño. Igualmente fueron trasladadas allí las oficinas que funcionaban en la escuela de Bellas Artes. Fueron designados Julio Cervantes Lagares como decano de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y Hernando Rodríguez Romero como decano de la Facultad de Ingeniería Agronómica. En uno de los dos tableros de clases se escribió la frase emblema de nuestra universidad: "Se ha encendido una antorcha. Que no se extinga".

La Plaza de Ferias.

Para el año de 1965 el número de estudiantes obligó al Consejo Directivo de la Universidad Nacional de Córdoba a autorizar el traslado a la Plaza de Ferias de Montería, situada en la salida a Cereté, que a pesar de las incomodidades, por no ser un recinto adecuado para las labores académicas, se constituyó en un hito en la historia de la naciente Institución.

La época de la Plaza de Ferias consolida a la Universidad de Córdoba como un hecho irreversible en el panorama educativo de Córdoba y es aceptada sin reservas por la sociedad monteriana, que hasta ese momento era esceptica sobre los propósitos que animaron a su creación. Como dijo el mismo rector fundador, doctor Elías Bechara Zainúm, "para esa época muchos no creyeron en élla; otros la ignoraban, conociéndola, y los más la señalaron como una aventura".

En ese año comenzó a funcionar la Escuela de Bachilleres Topógrafos, creada mediante acuerdo No. 002 de Febrero 5 de 1965 del Consejo Directivo. Su primer director fue el ingeniero civil Demetrio Alvarez. Esta escuela tuvo vida propia hasta el año 1977, cuando se canceló el programa académico y sus docentes y equipos fueron asignados a la Facultad de Agronomía y se convirtió en el Departamento de Topografía. Posteriormente se cambió la denominación de la Facultad de Ingeniería Agronómica por la de Ciencias Agrícolas y se creó el Departamento de Agronomía. Además fue adscrito a esta facultad el programa de Ingeniería de Alimentos, que funciona en la subsede de Berástegui, lugar adonde fue traslada la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

Nuevos profesores se sumaron a este esfuerzo creador. En 1965 los docentes de la Facultad de Agronomía eran los ingenieros agrónomos Hernando Rodríguez Romero (Decano), Limberto Saénz Alarcón (Secretario), Miguel Angel Cabeza, Demetrio Díaz Mena, Angel Espinosa Jiménez y Favio Briceño Patiño; los ingenieros civiles José Venancio Palacios (�), Ramiro Sánchez Kerguelén y Rodolfo Bechara; el arquitecto Alberto Londoño; el licenciado en matemática y física Lázaro Gastelbondo Viloria y el abogado Aquiles Colón García, primer Secretario General de la Universidad de Córdoba.

En la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia estaban los médicos veterinarios zootecnistas César Tulio Arrieta (Decano), Eduardo Pereira Campo (Secretario), Luis Víctor Ariza Prada, y Reynaldo Rubio; el ingeniero agrónomo Libardo Escobar; los médicos Manuel Encinales (�), Ramiro Bustos Berrocal y Hugo Corrales; los ingenieros civiles Rodrigo Uricochea y Demetrio Alvarez; los químicos farmacéutas Rafael Caneda Bossa y Braulio Angulo De la Cruz; el entomólogo Orlando Mendoza y el abogado Aquiles Colón García.

Y en la Escuela de Bachilleres Topógrafos los profesores eran el ingeniero civil Demetrio Alvarez (Director), los licenciados Rafael Cardona (Secretario), Gustavo Ossío, Stephany Adams y Lázaro Gastelbondo; el químico Braulio Angulo De la Cruz; el arquitecto Alberto Londoño y el sacerdote Elías Alarcón.

En 1965 había 75 estudiantes en Ingeniería Agronómica, 57 en Medicina Veterinaria y Zootecnia y 29 en la recién creada Escuela de Bachilleres Topógrafos.

La Finca Nueva York.

En el año de 1965 se adquirió la finca Nueva York, con una extensión aproximada de 60 hectáreas, en donde está localizada actualmente la Universidad de Córdoba, en el kilómetro 3 de la vía a Cereté. Ese mismo año se colocó la primera piedra de las nuevas edificaciones por parte del rector Elías Bechara Zainúm, en presencia del gobernador Ramón Berrocal Failach, de representantes de la iglesia, de los profesores y de los estudiantes, y de invitados especiales.

En marzo de 1968 se trasladó la Universidad a este sitio, el cual ocupa actualmente. Sus dos primeras edificaciones aún se conservan en funcionamiento, y fueron construidas en forma paralela, con figura rectangular, utilizando estructuras metálicas, techo de eternit y ventanas con grandes calados para permitir la aireación. En la primera funcionaron la rectoría, secretaría general, pagaduría, biblioteca, planeación, escuela de topografía y las aulas de clases de estudios generales. La otra fue dedicada a los laboratorios de química, biología, fisiología, parasitología y suelos, además de la sedes de las facultades y del almacén. Igualmente se había levantado el anfiteatro para las clases de anatomía de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

Además del área para la construcción de las obras civiles, se reservaron la mayor parte de los terrenos para los cultivos que demandaba la formación de los ingenieros agrónomos y otra para el pastoreo de ganado vacuno. Por convenio con el Instituto Colombiano de Construcciones Escolares (ICCE), una apreciable extensión se destinó a la construcción del Inem Lorenzo María Lleras, que es nuestro actual vecino. A la orilla del río Sinú se inició la siembra de un vivero, especialmente con árboles maderables, cuya iniciativa y desarrollo estuvo a cargo de Carlos Pontón (�), sin duda una de los personajes más recordados en la historia de la Universidad por sus aportes en este campo. Después de jubilarse, regresó a su nativo Mompóx para crear en el extenso patio de su casa el más completo vivero de flora tropical, el cual donó a su patria chica antes de morir.

En el año de 1971, por gestión del decano encargado de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Carlos Crismatt Mouthon, se realizó la construcción de la sede de esa facultad a la entrada de la Universidad, la que comprendía clínicas para pequeños animales, quirófano, farmacia, sala de profesores y oficinas administrativas. En este proyecto tuvo vital participación el arquitecto Marcos Lora (�). En esas instalaciones funciona actualmente la Facultad de Ciencias de la Salud.

Los Años 60's.

 

Al analizar los hechos que llevaron a la fundación y marcaron los primeros pasos de la Universidad de Córdoba, se debe tener en cuenta que la década de los años sesenta fue una de la de mayores cambios en la historia de la humanidad: el concierto de Woodstock, el más famoso festival rock de la historia; los Beatles, el inmortal cuarteto de Liverpool; los Hippies y su movimiento libertario y pacifista; McLuhan y su tésis de la aldea global; la revuelta de París, con Daniel El Rojo; el movimiento liberador de la Primavera de Praga aplastado por los tanques Rusos; y el asesinato de John F. Kennedy, el presidente norteamericano que apoyó la invasión de Bahía Cochinos en Cuba e impulsó la Alianza para el Progreso.

La ciudad de Montería era apenas una pequeña población, apasible, sin alcantarillado ni pavimento en sus calles. Circulaban en la ciudad cientos de bicicletas; las golondrinas dormían por millares en los cables del alumbrado público; los taxis eran los legendarios Jeeps Willys; se había acabado la subienda del bocachico por el Río Sinú y los teléfonos eran de tres números. Entonces sus gentes percibían a la universidad como el centro de los paros y pedreas que se registraban a nivel nacional e internacional, generando recelos hacia una idea que era considerada entonces como una aventura.

Los estudiantes de la Universidad de Córdoba empezaron a realizar desde 1967 la Semana Universitaria, con el evento central del Reinado Universitario, como una manera de acercar a la comunidad cordobesa, y especialmente a la monteriana, a su Alma mater. Para el primer evento fueron utilizadas las instalaciones del antiguo Club Tuminá, gracias a que algunos directivos y profesores eran miembros de esa organización. Pero en 1968 le fueron negadas de plano todas las posibilidades por los diferentes centros sociales de Montería y los actos se realizaron en las recien construidas instalaciones de la Finca Nueva York.

Sobre esta situación, el ya mencionado periodista Rafael Yances Pinedo escribió en Integración de marzo 23 de 1965: "Para el estamento opresor que vegeta en la burocracia, en las juntas, en los clubes, en el sector privado, la Universidad de Córdoba es un cultivo de subversión".

La Reinas de los Universitarios fueron Adelaida Martínez, en 1967; Myrian Ferreira, en 1968; y Magola Lora, en 1969.

Por otra parte, el Ministerio de Agricultura tenía destacado en la Zona Agropecuaria de Montería al doctor Julio Cervantes Lagares, uno de los motores del proyecto de la Universidad, quien fue el primer decano de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. El doctor Cervantes fue además activo dirigente de nuestro béisbol e impulsor del proyecto del Matadero Frigorífico del Sinú. Igualmente, en el Instituto Zooprofiláctico Colombiano laboraba Leopoldo Martínez Granados, quien fue por muchos años profesor de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y cuya colaboración permitió que sus laboratorios prestaran un gran apoyo a la Universidad de Córdoba.

En el año de 1962 se creó el Instituto Colombiano Agropecuario ICA, con sede en el Centro de Investigaciones Turipaná, situado entre los corregimientos de Mateo Gómez y El Retiro de los Indios, en donde se vincularon profesionales posgraduados del sector agropecuario, que fueron decisivos en la formación de los nuevos agrónomos y veterinarios. Se recuerdan los nombres de Clímaco Casalett, Libardo Escobar, Reynaldo Rubio, Jaime Vergara, Alfredo Serrano y Luis Carlos Caraballo. La Granja de Turipaná contaba entonces con muchos programas que incidieron notablemente en los primeros años de formación de la Universidad de Córdoba, entre los que se recuerdan los de arroz, suelos, pastos y forrajes, maíz y sorgo, certificación de semillas, hortalizas y frutales, leguminosas de grano, entomología y malezas, producción de cosechas, ganado de leche, ganado de carne, medicina veterinaria y porcinos,.

La Universidad Nacional de Colombia, con sede en Bogotá, de la cual la Universidad de Córdoba fue una dependencia en sus comienzos, también se vinculó a la tarea académica mediante el desplazamiento de profesores para hacer cursos especiales. Es de grata recordación el nombre de Antonio José Reverand, profesor emérito de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional, descendiente del médico de Bolívar en San Pedro Alejandrino, que apoyó con su sabiduría, ejemplo y consejo a los profesores y estudiantes de las primeros años.

El final de los años sesenta está marcado por el cogobierno en la universidades colombianas. Este fenómeno es más relevante en la Universidad Nacional de Córdoba, en donde directivos, profesores y estudiantes, en comunión tripartita, estaban convencidos de que era la única vía para salir de la encrucijada en que se encontraba la educación superior en Colombia.

En estas fechas aparece el primer mártir de la Universidad de Córdoba, el jóven Pedro Armando Quintero Amarís, estudiante de agronomía, quien es muerto en Montería durante las marchas del 13 de marzo de 1969, en respaldo a las accciones públicas de los estudiantes del Instituto Técnico Agrícola de Lorica (ITAL), para evitar su traslado al corregimiento de Berástegui, en terrenos del antiguo Instituto Colombiano de Construcciones Escolares (ICCE).

El rector Jorge Gánem Robles escribió en 1973 en la Revista No. 1 de la Universidad de Córdoba: "La participación de estudiantes y profesores en forma paritaria ha sido norma de la Universidad, tanto en los organismos de decisión como de gobierno; el establecimiento de normas y reglamentos que garanticen la libertad de cátedra, la libertad de expresión de todos los sectores conducidos por los diferentes pensamientos o corrientes ideológicas, la preservación y defensa de la autonomía, la escogencia de sus directivos cómo decanos y otros por sistemas democráticos, la presencia de estudiantes y profesores en los comités de admisión, de bienestar, el diálogo permanente, también se han constituído, para las directivas de la Universidad, en la más bella y provechosa experiencia que jamás haya podido llevarse a cabo".

La Sede de Berástegui.

En el año 1976 el Ministerio de Educación a través del fenecido Instituto Colombiano de Construcciones Escolares (ICCE), donó unas instalaciones locativas y terrenos a la Universidad de Córdoba, ubicados en el corregimiento de Berástegui, jurisdicción del municipio de Ciénaga de Oro, distante 29 kilómetros de la ciudad de Montería sobre la carretera que conduce a la Troncal de Occidente.

Por iniciativa de los decanos César Ballut Baquero y Hernando Martínez Coneo, egresados de la misma Universidad, se acordó y realizó el traslado de las instalaciones de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia a esta nueva sede.

Con posterioridad, en 1994 se inició en esta sede el programa de Ingeniería de Alimentos, adscrito a la Facultad de Ciencias Agrícolas. En la actualidad está para entregarse el más moderno laboratorio de tecnología de alimentos.

Allí existe una clínica para la hospitalización y tratamiento de pequeños y grandes animales; laboratorio clínico y parasitológico; quirófano para cirugía de pequeños animales y servicio de consulta externa. Igualmente porquerizas para la venta de pies de cría de especies promisorias; galpones para el engorde de pollos, destinados al consumo humano, y laboratorio de lechería para la producción de derivados lácteos.

Los años 80's y 90's.

La constitución política de 1991 abrió nuevos horizontes a la universidad colombiana. La autonomía universitaria fue la piedra angular que permitió visionar de manera diferente el papel de la universidades en el desarrollo local y regional.

La gestión del rector Angel Villadiego Hernández fue el comienzo del camino para una universidad moderna y comprometida con las necesidades del departamento de Córdoba y su zona de influencia. Debe destacarse primordialmente el aumento en el presupuesto de la Universidad, que durante su período como rector pasó de 2.600 millones en 1992 a 24.000 millones de pesos en 1997.

Además adelantó importantes obras materiales como la terminación de la Biblioteca Central, dotada de un amplio y confortable Auditorio; el edificio de Informática e Idiomas, y el gimnasio para el programa de Cultura Física. Igualmente conectó la Universidad de Córdoba a través de la Red Telemática de Internet, la gran autopista de la información mundial que ha revolucionado los conceptos de investigación y docencia.

Como gran aporte a la proyección social de la Universidad, en este período se puso en marcha el Centro Regional de Educación a Distancia (CREAD), que permitió la profesionalización de docentes de todos los municipios del departamento de Córdoba, así como el inicio en 1993 de los programas de posgrado.

Cronología.

1962

La Asamblea Departamental de Córdoba, mediante de la Ordenanza número 6, aprobó la creación de la Universidad de Córdoba y autorizó su funcionamiento.

Se expidió la Ley 103, que crea en Montería las Facultades de Ingeniería Agronómica y Medicina Veterinaria y Zootecnia, como dependencias de la Universidad Nacional de Colombia, con sede en Bogotá.

1964

El 6 de abril de 1964 se iniciaron las clases en las aulas del Colegio Nacional José María Córdoba. La vocación agropecuaria del departamento de Córdoba fue decisiva para que las primeras facultades fueran las de Ingeniería Agronómica y Medicina Veterinaria y Zootecnia.

1965

La Universidad Nacional de Córdoba se traslada a los recintos de la Plaza de Ferias, en la salida hacia Cereté.

Comenzó a funcionar la Escuela de Bachilleres Topógrafos, creada mediante acuerdo del Consejo Académico No. 002 de Febrero 5 de ese mismo año. Su primer director fue el ingeniero civil Demetrio Alvarez.

1966

Se expidió Ley 37 del 3 de agosto, que le dio a la Universidad de Córdoba el carácter de Entidad Autónoma Descentralizada, regida por el decreto ley 0277 de 1958, que reglamentaba la orientación de las universidades departamentales.

1967

Se construyeron los dos primeros bloques en la Finca Nueva York, para uso administrativo, laboratorios y aulas, que aún están en funcionamiento. También se levantó el primer anfiteatro para anatomía animal.

Comenzó a funcionar el Departamento de Bienestar Estudiantil.

1968

La Universidad Nacional de Córdoba se trasladó a su actual ubicación, en la Finca Nueva York, en el kilómetro 3 de la vía a Cereté.

Fueron creados los Estudios Generales, una modalidad académica en que los estudiantes de las dos facultades debían cursar durante el primer semestre las mismas asignaturas. Este sistema fue abolido a partir de 1971.

Se creó la Oficina de Registro y Admisiones.

Se inició el programa de Biología y Química.

 

1970

En el mes de mayo, el Consejo de Estado falló a favor de la creación de la Universidad de Córdoba y le dió vida jurídica.

1971

Se creó el Departamento Central de Ciencias y Humanidades, mediante Resolución 217 de la Rectoría.

Se suprimieron los estudios generales.

A partir del segundo semestre, se semestralizaron los períodos académicos para las carreras existentes, que antes eran anuales.

Se dictó el primer estatuto profesoral y se creó el Comité de Personal Docente.

Se desmontó la departamentalización y se restableció el sistema de facultades.

1972

En febrero, en la rectoría de Jorge Ganem Robles, se creó la Facultad de Educación, hecho considerado como otro hito en la historia de nuestra Universidad. Se le adscribió el programa de Biología y Química. Su primer decano fue el licenciado Manuel Martínez Oviedo (�).

En el segundo semestre, se iniciaron los programas de Matemáticas y Física y Ciencias Sociales, adscritos a la Facultad de Educación. Esta facultad también maneja actualmente los programas de Educación Infantil; Cultura Física; Informática Educativa y Medios Audiovisuales; Español y Literatura e Inglés.

1973

Se inició la construcción del actual Edificio Administrativo.

En el primer semestre se crea el Preescolar de la Universidad de Córdoba.

1975

En febrero inició labores la Facultad de Enfermería, cuya licencia fue otorgada por el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior, mediante acuerdo No 116 del 13 de junio del mismo año. Posteriormente se denominó Facultad de Ciencias de la Salud y también ofrece el programa de Regencia en Farmacia.

1967

Mediante la Ley 3a, se creó el Instituto Universitario Lácides C. Bersal (INSTUL), con sede en Lorica, el cual funciona como una seccional de la Universidad de Córdoba. Allí se desarrollan los programas de Acuicultura y Español y Literatura.

1984

Se creó la Facultad de Ciencias, mediante acuerdo No. 014 del 23 de julio del Consejo Superior de la Universidad, y luego recibió la aprobación del Ministerio de Educación Nacional mediante decreto 2448 de octubre 1� del mismo año. Actualmente la Facultad de Ciencias administra las carreras de Física, Geografía, Química e Ingeniería Industrial.

1987

Se creó el programa de Acuicultura, cuya sede es el Instul en Lorica, adscrito inicialmente a la Facultad de Ciencias, pero que fue trasladado en 1998 a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

1989

Se adoptó el himno de la Universidad de Córdoba, creación del músico Dioniso Tiburcio Romero.

1993

Se iniciaron los programas de posgrado, inicialmente en convenio con otras universidades.

1994

Es nombrado por el Consejo Superior de la Universidad de Córdoba Angel Villadiego Hernández, como el primer Rector escogido en consulta popular por votación directa de la comunidad universitaria.

Se inició el programa de Ingeniería de Alimentos en la sede de Berástegui, adscrito a la Facultad de Ciencias Agrícolas.

Se aprobó por el Instituto Colombano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES) el programa de licenciatura en Informática Educativa y Medios Audiovisuales, adscrito a la Facultad de Educación y dirigido por el Departamento de Informática.

1996

Se inició el programa de Cultura Física, con énfasis en Educación Física, Recreación y Deportes, adscrito a la Facultad de Educación.

1997

Es nombrado por el Consejo Superior de la Universidad de Córdoba Eduardo González Rada, como el segundo Rector escogido en consulta popular por votación directa.

Se iniciaron los programas de Geografía y Español y Literatura, el primero adscrito a la Facultad de Ciencias e Ingenierías y el segundo a la Facultad de Educación.

1998

El Centro Regional de Educación a Distancia (CREAD) se transformó en el Instituto de Educación Superior a Distancia (IDESAD).

La Facultad de Ciencias se convierte en Facultad de Ciencias e Ingenierías y la de Educación en Facultad de Educación y Ciencias Humanas.

Se crearon los programas de Ingeniería Industrial, Física, Química e Inglés, dependientes los tres primeros de la Facultad de Ciencias e Ingenierías y el último de la Facultad de Educación.

Es adscrito a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia el programa de Acuicultura, cuya sede es el Instul en Lorica, perteneciente en sus inicios a la Facultad de Ciencias.

Creación de la Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Administrativas.

Los Rectores.

   1. Elías Bechara Zainúm (2 veces)

   2. José de León Martínez

   3. Jorge Ganem Robles (2 veces)

   4. Juan Rodríguez Martínez

   5. Hernando Rodríguez Romero

   6. Manuel Figueroa Sánchez

   7. Rafael González Petro

   8. Jorge Guerrero Trujillo

   9. Francisco Villadiego Abuchar

  10. Juan González Petro

  11. Rodrigo Negrete Soto

  12. Hernán Gómez Pineda

  13. Gustavo Rodríguez Argel

  14. Angel Villadiego Hernández

  15. Eduardo González Rada

  16. Víctor Hugo Hernández

  17. Claudio Sanchez Parra

  18. Emiro Madera Reyes